Nuestra lucha

Eliminar la discriminación interseccional

Nuestra lucha está en las calles, en las instituciones, en la sociedad, en las reuniones, en las redes sociales; de la mano de las necesidades de las mujeres y niñas con discapacidad

Image

Igualdad de derechos

Promovemos el acceso y participación social, reivindicamos los derechos y libertades sexuales, buscamos alcanzar la plena inclusión sociolaboral, educativa, sanitaria y en cualquier otro ámbito, además de fomentar los estudios cuyo eje sea la doble transversalidad del género y la discapacidad.

Además, coordinamos la comisión de la mujer de CERMI Aragón, formamos parte del comité ejecutivo de CERMI Aragón, la secretaría de COA Y COZA, del Consejo Sectorial Ayuntamiento de Zaragoza y el Consejo Asesor de la Salud de la mujer a través de CERMI Aragón, y tenemos presencia en la presidencia de CEMUDIS.

El 64% de las mujeres españolas con discapacidad en edad laboral no tiene empleo. Aunque muchas no demandan empleo.

Fuente: Instituto Nacional de Estadística
Sobreprotección

Sobreprotección

La sobreprotección de las mujeres y niñas con discapacidad desde el ámbito familiar, el menor acceso a la educación y al empleo al quedar relegadas a las tareas domésticas y los cuidados familiares y, por lo tanto, carecer de recursos económicos propios, ha hecho que seamos también, en mayor número, potenciales víctimas de violencia.

En nuestro caso, no sólo es ejercida por quienes han sido o son nuestras parejas, sino también por las instituciones o el entorno familiar.

Prevención de la violencia

Apoyo, acompañamiento y prevención de violencia de género para mujeres y niñas con discapacidad.

Prevención de las violencias: económica, institucional, sexual, digital, psicológica, física, obstétrica, simbólica y laboral.

Prevención de la violencia

Por qué creamos Amanixer

El acceso al sistema educativo no responde a las necesidades específicas de las personas con discapacidad (centros accesibles, material adaptado…).

Dos tercios de las mujeres con discapacidad en edad laboral no están apuntadas como demandantes de empleo. Las mujeres con discapacidad tenemos un salario inferior a los hombres con discapacidad.

Las mujeres con discapacidad tenemos mayor probabilidad de vivir situaciones de violencia física, sexual, psicológica, institucional y económica.

Se vulneran los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres con discapacidad, negándonos nuestros deseos de ser madres y desexualizándonos.

Las mujeres con discapacidad pasamos inadvertidas en los medios de comunicación restringiéndose a la perspectiva médica y la problemática familiar.

La sociedad solo se plantea dos formas de ver la discapacidad: como personas con superpoderes o como personas inválidas.

Contáctanos

Puedes contactar con nosotras por teléfono o por email.
¡Estaremos encantadas de atenderte!

Ir al contenido